Las denominaciones de origen de Rueda, Cigales, Ribera del Duero y Toro contarán esta vendimia con 22 nuevas bodegas dispuestas a elaborar vinos blancos, rosados y tintos, en un año en el que se ha retrasado la cosecha respecto a los años anteriores aunque, en realidad, se recuperan las fechas tradicionales en las que no se iniciaba la recolección hasta octubre.


Muchos de los viticultores necesitarán contratar ciudadanos extranjeros para completar las cuadrillas, pero sólo en la Ribera del Duero se prevé la llegada de un contingente de 1.200 inmigrantes rumanos, gestionada por la Unión de Campesinos de Castilla y León.

Como todos los años, el arranque de la vendimia se produce en Rueda, denominación de origen que se caracteriza por la elaboración de los vinos blancos, principalmente verdejos. El 10 de septiembre se iniciaba la recogida de la variedad sauvignon blanc, por las noches y a máquina. Desde entonces, la vendimia se ha generalizado en el resto de varietales, aunque el Consejo Regulador de la DO Rueda no ha previsto la necesidad de contrataciones extraordinarias de vendimiadores de origen extranjero, entre otras razones por el hecho de que 66% de la producción está mecanizada, y cada vez se precisa de menos mano de obra. Esta comarca de vinos de calidad cuenta este año con cinco nuevas empresas productoras, tres de ellas instaladas en Rueda. Se trata de Sitios de Bodega, María Jesús de la Hoz Monsalve y Bodegas Prado Rey, que añade la elaboración de blancos a la ya tradicional producción de vinos tintos de la Ribera del Duero. También el Grupo Matarromera ha comenzado la vendimia para producir en su nueva bodega Emina Medina del Campo tanto vinos blancos como espumosos. Finalmente. La Seca tiene una nueva sociedad cooperativa denominada Reina de Castilla, que echa a andar con 18 socios y que prevé recoger 600.000 kilogramos de uva este año.

Tampoco en la DO Cigales está prevista la llegada masiva de inmigrantes, aunque muchos de los 594 viticultores recurrirán a inmigrantes residentes en la zona para recoger la uva. En esta comarca se mantiene el número de bodegas en 38, aunque una nueva empresa (Hiriart) se suma a la producción, ya que otro bodeguero se ha dado de baja para elaborar sin las contraetiquetas del consejo regulador. Este año entran en producción 38 hectáreas. Las bodegas Rodríguez Sanz, Ovidio García y Ferrán Díez serán las primeras en abrir hoy los lagares en el marco de la DO.

En Toro, son cuatro las nuevas empresas vitivinícolas que se suman a la DO, aunque todas ellas están en la provincia de Zamora. Dos de ellas, son el resultado de inversiones de empresas riojanas (Vetus y Dominio de Eguren), mientra que las otras dos surgen de las manos de familias zamoranas, concretamente Valbusenda y Los Marzales.

La Ribera del Duero, la denominación de origen más potente en cuanto a producción y número de bodegas, contará este año con 13 nuevas empresas elaboradoras, tres o cuatro de ellas en la provincia de Valladolid. Además, entran en producción 140 hectáreas más que en el 2006. La vendimia se inicia el 6 de octubre.