Valladolid posee un total de 140 bodegas vinícolas en las cinco D.O.'s que ofrecen tanto visitas guiadas, como degustaciones gastronómicas y de sus caldos o paseos por los viñedos. La mayoría se sitúan en la Ribera del Duero, 76 en total; mientras que Rueda es la segunda con mayor número de estos centros enoturísticos, 31; seguida de Cigales, 24, y Toro, ocho.

La mayoría de estas bodegas cuentan además con servicios como comedores, tiendas, salones de catas, de proyección, exposiciones o salones sociales, y muchas de ellas ofrecen la posibilidad a sus visitantes de realizar el recorrido en diferentes lenguas como inglés, francés, alemán, italiano u holandés, al margen del español.

La duración de estas visitas oscila en función de la bodega entre la media hora y las dos horas, aunque los 60 minutos es el tiempo más habitual para conocer estas bodegas en las que los guías muestran al turista las instalaciones de las mismas o las cepas de las que se obtiene el vino, al tiempo que algunas de ellas permiten a sus visitantes degustar el resultado de su trabajo.

De acuerdo con las mismas fuentes, estas catas se realizan con una "copa especial" cuyas características determina la norma Afnor en un lugar "tranquilo y silencioso". En este sentido, se señala que la temperatura "debe adecuarse" al tipo de vino y su degustación "conviene comenzarla" por los blancos, para continuar después por los tintos y rosados hasta concluir con los dulces.