El vino, en sí mismo, no suele proporcionar más placer que cualquier otro alimento de nuestra apetencia. Sin embargo, hay momentos, situaciones, que hacen de este noble gesto algo único, inigualable y en muchas ocasiones irrepetible.

Estos son, a nuestro modesto enteder, los 10 momentos que todo amante del mundo del vino debería vivir. Salud!

1) Una copa de vino frente a la chimenea en un frío dí­a de invierno.

2) Un baño espumoso acompañado del vino apropiado.

3) Una cena romántica regada con vino en algún rascacielos de una gran ciudad.

4) El maridaje en una barbacoa rodeada de amigos en un cálido dí­a de primavera u otoño.

5) Un rato solitario con copa de vino frente a la inmensidad del mar, a ser posible, desde un velero.

6) Una celebración multitudinaria por un hecho irrepetible en la vida. Para algunos será una boda, para otros, la llegada del primer hijo, el fin de los estudios, la vuelta a casa€¦

7) Un brindis por lo malo que quedó atrás. El fin de una enfermedad, el adiós a un/a indeseable, etc.

8) Tomar vino en la casa del vino, en bodega. Rodeado de viñedos, tranquilidad y conocimiento de lo que tenemos entre manos.

9) El descorche de una botella en el inicio de una nueva vida: una nueva ciudad, un nuevo hogar, un negocio emprendido.

10) Abrir la segunda botella. Es sinónimo de que supo a poco y el momento, debe continuar.

Si se nos quedó alguno atrás, envíanos tu propuesta!