Hay infinidad de nuevas combinaciones para beber vino, más allá de sus hábitos tradicionales, casi tantas como ocasiones para poner a prueba tu imaginación. Ahora que se acerca el buen tiempo, os proponemos diversos modos de degustarlo de formas poco ortodoxas pero muy satisfactorias.

 He aquí algunas de nuestras propuestas para sorprender en las reuniones o fiestas de empresa o casa:

  • En una reunión en casa, si tenemos la opción de buscar una barra o crear ambiente aislando una zona de la misma es recomendable. Si dispones de un Vino a Ciegas, úsalo, es ideal en este tipo de fiestas. Sorprenderemos a nuestros invitados.
  • Es importante contar con unas cubiteras, jarras o poncheras y, sobre todo, mucho, mucho hielo, porque es la base para comenzar con la preparación o mantener la temperatura de servicio.
  • Si vamos a preparar combinados con vinos, se recomienda buscar etiquetas de calidad. No se trata de elegir un vino premium, pero será la esencia del combinado y elevará su nivel.
  • Si preferimos el vino blanco, hay que saber que esta bebida va muy bien con algunas hierbas, como el tomillo o el romero, y con frutas de estación, como los damascos y duraznos.
  • Si partimos de vinos tintos, se puede ofrecer la tradicional sangría, que no suele fallar. Su preparación es muy sencilla: vino tinto joven y frutado, cáscaras de naranja, un licor  (ron o brandy), algo de hielo y azúcar. Otro muy conocido y fácil de hacer es el clericó. En este caso es indistinto si el vino es tinto o blanco. Además del azúcar y un destilado, al vino se le agrega frutas, que con el correr de las horas se van embebiendo en el alcohol y a la vez ceden el azúcar y sus sabores.
  • Podemos aromatizar nuestras jarras con piel de lima o limón, jugo de naranja, cáscara de naranjas amargas, gajos de pomelo, fresas, grosellas, especialmente con espumosos.
  • En algunos países es costumbre arrancar los aperitivos con estas bebidas, en otros tomarlo durante la misma y en casi todos, continuarlo con los postres y después.
  • Otro clásico es empezar con una copa de Jerez, un vino fresco que es favorito en muchos hogares.
  • Puedes aderezar las mezclas con algo de azúcar, alcohol adicional como vodka e incluso licor de mora, que junto a las frutas creará la archiconocida Sangría.
  • Usa copas de cocktel, de espumosos o de vinos según la tipología del combinado, decora con elementos típicos de cocktelería y añade elementos  distintivos como marcacopas.

Esto, unido a buena música y la mejor compañía, garantiza una Wine Party irrepetible. Salud!